El Premio Nobel de medicina con una óptica femenina

110 Premios Nobel, han sido entregados entre 1901 y el 2020, éstos han sido el reconocimiento a trabajos que han cambiando el rumbo de la historia de la medicina, con apuestas que han revolucionado la forma de ver algunos órganos, enfermedades e incluso posibles tratamientos, han dispuesto un horizonte que más allá de lo científico son oportunidades de recuperación y vida para cientos de pacientes en el mundo.

Durante estos años se han destacado 12 nombres femeninos, que pusieron sus esfuerzos en cambiar el mundo desde sus conocimientos, siendo acreedoras al Premio Nobel de Medicina y Fisiología, a pesar que esto sería un espaldarazo al rol femenino, pues la aparición de las mujeres ocupa un 12% en las diferentes categorías, obteniendo su mayor exposición en los Premios de medicina y de la paz.

Entre ese bajo porcentaje se puede destacar a la Polaca, Marie Curie quien fue galardonada en 1903 por sus aportes a la física en temas de radiación, junto con su esposo Pierre y en 1911, premiada en Química, por el descubrimiento del radio y del polonio. En 1935, Irène Joliot- Curie, hija de la famosa pareja de científicos ganaría un Premio Nóbel de Química, al igual que su madre, mediante la construcción del primer reactor nuclear.

Sin embargo, este índice en medicina es medible desde 1947, cuando se entregó el primer galardón a una investigación realizada por una mujer, Terty Theresa Cori quien aportó el mecanismo de la conversión catalítica del glucógeno.         

Solo 30 años después, una mujer y su equipo recibirían un premio; pero el gran salto llega hasta 1983 cuando Barbara McClintock, descubre los elementos genéticos móviles, sin un equipo de investigación, el merito recae únicamente sobre ella; desde entonces son cada vez mayores los reconocimientos y los espacios que las mujeres han ganado, por sus aportes a la salud y al bienestar.

En estos últimos 20 años, 6 mujeres han sido dignas representantes de la medicina en el Premio Nobel, con aportes significativos articulados en muchas ocasiones con equipos científicos que continuamente ponen bajo el microscopio una idea altruista de salvar mayor número de vidas y en condiciones cada vez mejores, en donde además de abrir nuevos horizontes para la feminidad, se puede vislumbrar un Premio Nobel, cada vez más incluyente.

¡ Comparte nuestra publicación !

About the author

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *